Así vió Villamil en el siglo XVIII el tráfico por el desfiladero